Fotos familia telerin vamos cama

Date: 15.10.2018, 02:23 / Views: 35171

Закрыть ... [X]

Cuéntame,

tú que has vivido,

el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás

a ser un niño,

al recordar, las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado

en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,

si has conocido la felicidad.

"En noviembre de 1983, algunos no teníamos claro si habíamos pegado

un salto hacia delante o sólo íbamos hacia atrás como los cangrejos.

Un año más, y no sin polémica,

los nostálgicos del régimen salían a la calle.

Aunque entonces nos sentíamos más modernos que nunca,

y la libertad de expresión parecía que se respiraba por todas partes,

en algunos aspectos, como el de los derechos de la mujer,

seguíamos igual que siempre.

Había quien luchaba por su cuenta, como mi madre,

con el ánimo de que las cosas fueran de otra manera,

aun sabiendo que podía poner en riesgo

su recién recuperada relación con mi padre."

Tendrá que dar un motivo para detenerle.

"Quien también tenía que luchar, pero para salir del infierno

en el que se había metido, era Luis, aunque no lo iba a tener nada fácil.

Y aunque cualquier tiempo pasado no siempre fue mejor,

yo, en aquellos momentos, no puede evitar dejarme llevar

por la añoranza de mi infancia, donde Josete, Karina,

Luis y yo vivíamos felices y despreocupados."

Buenas noches, policía, dígame.

Sí.

¿Pero en qué calle ha sido?

Chicos, iros si queréis, ya me quedo yo.

Sí, y te dejamos aquí, que ya llevas toda la tarde sólo. No.

-Total, para tener que aguantar a Marcelo.

-Yo si no fuera porque necesito el dinero, lo mandaba a la mierda.

Por cierto, te debo el dinero de este mes del alquiler.

Ya me lo darás. No hace falta que me lo des ahora.

No, Carlos, que luego se me pasa.

-Oye, ¿creéis que le dejarán libre?

Me imagino que sí. Estaría limpio.

Llevaba varios días en la parroquia, no tendrán nada contra él.

Pero lo que me preocupa es lo que va a hacer ahora.

Saldrá adelante, que Luis es un tío fuerte.

Y si no, estamos ahí nosotros para apoyarle.

-Con lo bien que podíamos estar los cuatro ahora.

-Hola. ¿Qué te han dicho?

Ha sido un vecino el que le ha denunciado.

Le han interrogado, pero le van a soltar.

Ha tenido suerte porque no llevaba nada encima, si no, estaría jodido.

-¿Has podido hablar con él? ¿Cómo está?

-No me han dejado verle. -Tiene que estar acojonado.

Pues ya somos dos.

(TV) "Y ahora, presentamos un mensaje

de nuestra estrella nocturna: Casimiro."

Anda, esto es nuevo, ¿no?

"...personas diminutas, ¿y aún levantados?"

A mí me gustaban más los otros renacuajillos.

¿Cómo se llamaban? La familia Telerín, abuela.

Ésa, ésa, ésa, sí, era más graciosa.

...me pongo el pijama, me cuelgo la ropa...

Un fantasmita.

(Música)

Los duendes, las hadas se lavan los dientes

con mucha pastita y agua corriente.

Si no se acuestan, se lo canto de nuevo.

María, hija, venga, a la cama. Lávate los dientes y a la cama.

Jo, papá, que ya tengo 12 años. ¿Y qué?

Además, ahora empiezan “Los gozos y las sombras”.

Precisamente por eso, hija, “Los gozos y las sombras”

tienen dos rombos y tú no puedes verlas.

Pues en mi clase lo ven todos. Pues no se puede ver.

Venga a la cama. Mamá.

Hija, haz caso de lo que te dice tu padre.

Venga, a la cama.

Yo con tu edad, me acostaba en cuanto se iba el sol,

con las gallinas.

Si es que no tengo sueño.

Pues mañana madrugas un poquitín más y lees por la mañana,

verás como tienes sueño por la noche.

Hasta mañana. No tengo sueño...

Hale, luego voy a darte un beso, venga.

Pues nada, me voy yo también a la cama.

¿Tan pronto? Pues si, Herminia.

¿No ha visto lo que dice la tele? Que la gente diminuta y pequeñita

tiene que irse a la cama. Pues así me siento yo: diminuto,

pequeñito,

insignificante, vamos.

Merche, acuérdate de apagar todo antes de dormir.

Claro. Como siempre. Hasta mañana.

Mercedes, hija, has salido igual de cabezona que tu padre.

Mira que declarar en contra de Antonio.

Que yo no he declarado en contra de Antonio, madre, estaría bueno.

He hecho lo que me ha dicho la juez, decir la verdad. Y ya está.

Pero hay verdades relativas,¿no?

Yo creo que tú estás tirando mucho de la cuerda, y se puede romper.

Pues a la mesa, que esto se enfría.

-Bueno, ah, espera. Tengo un vino de mi padre. Lo que pasa que es tinto.

No sé si va a ir muy bien con el pescado.

-¿A ver? "Cruz de Sagrillas". A mí me parece bien.

-Éste es el pueblo de mis padres, ¿sabes?

-A probarlo.

A ver qué tal.

Está bueno. Y ahora deberíamos brindar.

-Pues brindemos.

(Música Rock)

Pues, por tu hija, a ver si se le pasa ya la edad del pavo.

-Disculpa, disculpa, voy a ver si hablo con ella porque...

-No, no, no, no vayas, no vayas que va a ser muchísimo peor, de verdad.

-La verdad es que yo ya no sé qué hacer con ella.

¿Sabes?

A veces me pregunto que qué habré hecho mal,

lo ha tenido todo, pero siempre ha sido una niña muy acomplejada.

Pero es una buena chica.

Yo estoy seguro que lo único que quiere es reconciliarse contigo,

pero es demasiado orgullosa y no da su brazo a torcer.

Sólo te pido que tengas un poco de paciencia y que confíes en ella.

-Hombre, yo hago todo lo que puedo, de verdad.

Lo que pasa es que, como siga así me voy a tener que mudar de edificio.

Oye, por cierto,

¿sabes por qué no me han pasado el recibo del alquiler este mes?

-No te preocupes. Ha sido por orden mía.

La verdad es que no me siento muy cómodo cobrándotelo ahora que,

tú y yo, tenemos una relación.

-No sé, si crees que es porque no tengo dinero,

que sepas que mañana voy a ir a la radio a hacer dos cuñas

y me las van a pagar muy bien. -No, no, no me malinterpretes.

Lo he hecho porque he querido.

Y porque no me gustaría perder a mi inquilina favorita.

Toni,

muchísimas gracias por venir.

En cuanto vi que le detenían me puse nervioso y no sabía qué hacer.

Nada, hombre, has hecho bien en avisarme,

con estas cosas nunca se sabe, no te preocupes porque va a ir bien.

Todo esto es un paripé que hacen para que parezca que hacen algo.

Te quería pedir perdón por lo que pasó en casa de papá y mamá.

Aquella comida con Nuka.

Estaba hasta arriba de trabajo y creo que lo pagué con ella.

Lo siento. No te preocupes.

Perdóname también a mí. Creo que estuve demasiado borde contigo.

Y,oye, que a lo mejor tienes razón y los de mi generación

vivimos sin entender nada.

Pídele disculpas a Nuka de mi parte. Cuando la vea.

¿Ya no estáis juntos?

-Mira, ahí está.

¡Luis!

¿Esto qué es?

Se ha caído. -¿Cómo que se ha caído?

-¿Y usted quién es? -Soy su abogado.

-Toni, pero si yo no tengo abogado. -Ahora soy tu abogado,Luis.

-¿Esto te lo han hecho ellos o te has caído?

Porque si te lo han hecho se puede denunciar.

-Que no, que no, que me he caído.

-Firme aquí. -No, vamos a ver un momento.

¿Estás bien?

Puedes firmar.

Ah. Pensaba que te habías quedado dormido.

Qué va. Estaba aquí intentando leer esta novela, Merche.

La guerra del General Escobar. No sabes qué interesante.

Un hombre que era un Guardia Civil muy religioso,

con unas hijas religiosas y con una serie de ideas, bueno,

pues por sus convicciones, por lo que había jurado a la República,

el 18 de julio evitó el levantamiento militar en Barcelona.

Resultado: un desastre Merche, tres años de guerra.

Por seguir sus convicciones.

Vaya, de verdad,Antonio, ¿vas a seguir de morros conmigo?

No, yo no estoy de morros, Merche, pero como comprenderás,

después de lo que le has dicho a la jueza,

pues no te voy a poner un monumento. ¿Y qué querías que hiciera, eh?

¿Qué mintiese? Pues no.

Tenía que decir la verdad, y además, iba de testigo,

si miento es un delito.

¿Pero no ves en el berenjenal que nos estamos metiendo por una bobada?

Ay, Antonio, que no es una bobada.

Si es que por mucho que te lo explique, como no te interesa,

no lo quieres entender.

Pero que lo entiendo perfectamente, Milano.

Lo que no entiendo es esa manía tuya de convertirte en Ángel de la Guarda

del primero que aparece, sea Luisa o sea quién sea.

Bueno, ya está bien, que yo lo veo de otra manera.

A lo mejor tú también lo verías de otra manera

si fueras capaz de ponerte en el lugar de una mujer.

Pero es que se da la circunstancia, Merche, de que yo soy tu marido,

y Mauro es mi socio.

Pues nada, que los Maurines sigan haciendo con sus empleadas

lo que les da la gana, que nosotros miramos para otra parte.

Yo no he dicho eso, no tergiverses. ¿Ah, no?

No he dicho eso. No has dicho eso.

¿Y qué es lo que has dicho, Antonio? Que nos hagamos los suecos, ¿no?

Como si no hubiésemos visto nada.

Pues yo no puedo, Antonio, mi conciencia no me lo permite.

¿No te das cuenta de que tu conciencia va en contra

de mi bolsillo, Merche? Bueno, va en contra de nuestros bolsillos.

Ya vale. Es que no te das cuenta que desde que llegué a la bodega

Mauro me hace la vida imposible. Si es que quiere mantenerme al margen.

¿Sabes por qué? No soporta trabajar conmigo, porque soy una mujer.

Y yo, lo único que hago es intentar hacerlo bien, por ti,

por la bodega y por todos.

Que a mí no tienes que convencerme de nada de eso,

que yo sé perfectamente que tú vales mucho más que Mauro de aquí a Lima.

Pero una cosa es eso y otra cosa es la denuncia. Eso no.

Ya.

¿Y tú qué hubieses hecho si en vez de a Luisa hubiese sido a mí?

Entonces,no hay denuncia ni hay nada, Milano,

porque voy y le abro la cabeza, que es lo mejor en estos casos,

menos denuncia y más al grano. Ya.

Pero si yo lo único que quiero, Merche, es que acabemos con esto

cuanto antes, por Dios, pero sobre todo, que no nos afecte a nosotros.

Que no nos afecte a nosotros, que ya hemos pasado bastante, Merche.

Y otra cosa te voy a decir. Si tú quieres oír de mi boca que te apoyo,

yo te apoyo incondicionalmente, Merche.

Pero, por Dios, no líes más la madeja, Milano,

porque yo ya no aguanto más. No aguanto más.

Ya.

Vete sentándote, que seguro que por aquí tengo algo para curarte.

Vamos a ver.

Menudos hijos de puta, tenías que haberles denunciado.

¿Y para qué Carlos? Mi palabra contra la de un madero.

Menuda mierda, tío. Si ellos son peores que nosotros.

Si mi hermano Toni te contase...

No hace falta que me cuente, ya lo veo yo.

¿Tú te crees que si quisieran no acabarían con el negocio del caballo?

Pero no, de vez en cuando nos dan caña a los pequeños

y a los de arriba ni tocarlos.

Mira al Eladio, a ése nadie le dice nada, claro, como no les interesa.

¿Qué tiene que ver Eladio en todo esto?

Ya se encarga el Loco de tenernos a todos controlados,

para que seamos buenos y estemos calladitos.

Ahora parece que el único que vende soy yo.

Si yo pasaba lo justo para mi consumo, Carlos.

Anda ya. A ver, déjame ver esto. Gira, gira un poco.

¿Te duele ahí?

No, un poco. Peor es lo del mono, eso sí que duele que te cagas,

tanto que te meterías cualquier cosa, incluso la mierda que nos da el Loco,

que va cortada con yeso. Que le tengo que pagar, por cierto.

¡Hostia,tío!

¡Hostia tío, la cartera! Que esos cabrones me han quitado la cartera.

Busca bien,anda.

¡Que no, Carlos, que no está!

Me encontré esto donde te detuvieron.

¿Y la cartera,Carlos? Dime que la tienes también.

Estaba sólo la foto.

Joder tío. ¡La pasta del Loco, que la he perdido!

Oye,Luis, escúchame un momento. Olvídate del Loco,¿vale?

Tienes que olvidarte de esa gente.

Tú no sabes cómo es ese tío, Carlos.

Como venga a por mí, ya me puedo despedir.

(Teléfono)

Tranquilo.

¿Dígame? Ah, Carlos, gracias a Dios.

Estaba preocupado. ¿Cómo está Luis?

Bien, le han dejado en libertad y se ha venido a mi casa esta noche.

Me alegro. He hablado con sus padres. Van a venir mañana a las 11:30.

Están muy disgustados, pero estoy seguro de que lo van a entender.

Díselo a Luis, por favor. Ya, ahora mismo se lo digo.

No te fíes de él, engañan muy bien.

¡Joder, lo enanos que éramos y lo bien que lo pasábamos!

Y ahora menuda mierda todo.

Ha llamado Froilán. Que...

que mañana vienen tus padres.

Jo, menudo bajón, colega. Ya lo que me faltaba,

que vengan mis viejos también a darme la charla.

Tranquilo,Luis, te va a venir de puta madre irte con ellos.

Necesitas alejarte de este ambiente en el que te has metido.

¿Y tú qué sabes qué es lo que yo necesito? ¡Ni puta idea, Carlos!

¡Te crees que lo sabes todo de mí, pero te equivocas, tío!

¡No sabes nada! Luis,¿qué haces? Tranquilo.

No me lo puedo creer, pero ¿y eso cuándo ha sido?

Si yo estuve ayer con él por la tarde.

-Pues esta mañana al salir de la parroquia.

Por lo visto ha sido un vecino el que le ha denunciado.

Se lo han llevado a comisaría, le han interrogado,

le han tenido todo el día y eso sí, antes de soltarle le han pegado.

-Ah, qué bonito. Pegando arreglan todo, madre mía, pobre chaval.

-A mí se me parte el corazón cada vez que le veo. Me da una pena.

-Serás el único. Estos chavales no les importan a nadie.

Aquí cada uno va a lo suyo, prefieren mirar hacia otro lado

y hacer como que no va con ellos.

Lo único que quieren es que venga alguien y se los quiten de encima.

Bueno, Toni, me voy a la cama, que mañana tengo mucho lío. Descansa.

-Hasta mañana.

Carlos. No apagues, que me da miedo.

Descansa, amigo.

(RESPIRA CANSADO)

Venga, Oriol, cariño, que vamos a llegar tarde.

-¿Qué pasa, que se te han pegado las sábanas o qué? ¡Venga!

¡Qué no llegas al cole! -Me duele la cabeza.

A ti lo que te pasa es que tienes control de Sociales, y no quieres ir.

¡A vestirse! -Jo, mamá, nunca me crees.

-Oye, no, que está caliente de verdad. Yo creo que tiene fiebre.

-¿Sí? ¿Qué dices? ¿Estás bien, cariño? Uf.

-Me duele la garganta. -Bueno, pues eso va a ser gripe.

Han dicho que este año viene muy fuerte, que va a caer todo el mundo.

-Pues a ver qué hago yo ahora, porque dentro de una hora

tengo que estar en un estudio de grabación.

Joder, se lo podría llevar a mamá, pero no lo voy a sacar con fiebre.

-Pues yo lo siento mucho, pero después de lo de Luis

tengo que estar en la agencia. Tengo mucho trabajo pendiente.

-¡Qué mala suerte! Para un trabajo que me sale en condiciones.

-¿Por qué no se lo pides a...? -¿A quién?

-A Luchi.

-¿A Luchi?

No sé.

(TV) "Saben que esta semana, hemos intentado demostrar

que cualquier edad es buena para el mantenimiento físico."

¡Ay! ¡Ay, ay, hija, que me haces daño!

Lo siento,madre, que ha sido sin querer. Venga, bueno, despacito.

"Empezamos con los niños y hoy vamos a terminar con los mayores."

Yo creo que esto no sirve para nada. -"Vamos a comenzar, abrimos..."

Si por lo menos tuviéramos ascensor, -"...y estiramos..."

podría salir a la calle a que me diera un poco el aire.

¿Tú has visto lo pálida que estoy? Si parezco una muerta.

Venga, que luego te saco al balcón para que te dé un poquito el aire.

Eso, como si fuera un pajarito. (RÍE)¡Qué cosas dices!

Anda, ven, si ya andas con bastón y todo.

La semana que viene tienes revisión, y ya verás tú,

que te van a decir que estás mucho mejor.

Ya, ya.

Las sentadillas. Venga, vamos, ahí.

Dentro de cuatro días estás bailando. Ya verás tú.

Bailando. Sí, bailando.

¡Ay, qué ocurrencia!

¿Tú no te acuerdas cuando bailabas con el mago?

Sí. Con el brazo escayolado y todo.

¡Ay, sí, hija! Pero esos eran otros tiempos.

Mira. Esos están peor que tú, ¿eh? Mírala.

¿Y Antonio?

Antonio ha salido esta mañana muy temprano.

Habrá ido a dar una vuelta como todas las mañanas.

¿Ah, sí? Sí.

¿A andar también? Pues tú no le has visto

la carita titi que trae cuando viene de andar.

Mira,Mauro, no voy a ir al pueblo, no voy a andar yendo y viniendo

como si fuera el recadero, joder, que son 4 horas y otras 4 de vuelta.

Tú verás lo que haces, pero tu mujer me tiene hasta los mismísimos cojones

y si me busca,me va a encontrar.

Oye, Mauro, ¿no estarás amenazando a mi mujer?

Porque eso no te lo consiento, ¿eh? Ya es lo que me faltaba.

Yo no estoy amenazando a nadie, solo digo que tenemos que solucionar esto

cuanto antes. Pero tú y yo solos, entre hombres,

como se ha hecho toda la vida. ¿Pero cómo que entre hombres?

Si tú y yo, nos hemos llevado como el perro y el gato toda la vida.

Escucha, quiero a tu mujer fuera de esto.

Tenemos que afrontar la denuncia de Luisa como un solo hombre.

Como un solo hombre. No, si al final va a resultar

que yo también le he metido mano a Luisa, venga, hombre.

Tú decides con quien estás, con ella o conmigo.

Yo no digo que tu mujer no tenga muchas cualidades,

que seguro que las tiene, pero esta vez la ha cagado pero bien.

Te espero a las cinco. Ven solo.

(RESOPLA)

(Timbre)

(Timbre)

(RESOPLA)

-Vale, vale, anoche me pasé con la música ya me lo ha dicho mi padre.

Mira, tía, lo siento, es que empezaron a llegar colegas y me lié.

-Que no, mujer, que no vengo por eso. -¿Ah, no?

-No; vengo a pedirte un favor. -¿Has fumado algo?

Oye, mira,Luchi, ya sé que no hemos sido las mejores amigas,

pero es que hoy tengo un problema.

Tengo al niño con fiebre y tengo que ir a la radio a grabar unas cuñas.

No tengo con quién dejarlo. -¿Y quieres que le cuide yo?

¿En serio?

-Bueno, no, mira da igual. Si no te apetece o no puedes...

-Que no, que no, o sea, que sí. Tú vete tranquila, ya me encargo yo.

Me cambio y voy para allá.

-Bien, genial. Toma, éstas son las llaves de casa.

Y date prisa,por favor, que me tengo que ir corriendo. Gracias.

Así que ahora, porque a Mauro le dé la gana,

tenemos que salir corriendo a Sagrillas. Antonio,por favor,

que mira como está mi madre. Que no la puedo dejar sola todo el día.

Pues mira, Merche, quédate con ella y la cuidas.

Yo me voy a Sagrillas, hago la reunión, digo lo que tenga que decir

y esta noche estoy de vuelta y Santas Pascuas.

No, no, no, yo me voy a Sagrillas contigo,

que no quiero que vayas y vuelvas solo.

Y además, yo también soy socia, tendré que estar en la reunión.

Pero vamos a ver, Merche, que a Mauro lo toreo mucho mejor yo solo.

¿Qué pasa, que no quieres que vaya?

No es eso, mujer, no es eso.

Entonces,Mauro te ha dicho que no quiere que vaya.

¿Qué es lo que quieres tú,Antonio?

Mira, Merche, tal como están las cosas, prefiero que no vayas.

Prefiero ir solo. ¿Te digo la verdad? Prefiero ir solo.

Éste es un asunto que tenemos que solucionar cuanto antes.

Si Mauro te ve aparecer, se va a volver como loco.

Y con el 51% que tiene de las acciones, yo no quiero molestarle

porque terminamos cargándonos la bodega, ¿o no lo entiendes?

Pues yo pensaba que en esto estábamos los dos juntos,

pero ya veo que no, que te has puesto del lado de Mauro.

Que me voy a poner del lado de Mauro.

Si estoy de él hasta la coronilla, de Mauro, de Luisa y de la bodega.

Hasta la coronilla. Te lo juro por mis hijos, Merche.

Estoy harto ya.

Y te voy a decir algo, cuando yo dejé la bodega,

fue por un asunto de salud, no porque no supiera llevar la bodega,

que es lo que pensáis todos ahora, que no sé llevar la bodega.

Pues la sé llevar perfectamente. Dejadme sólo a mí.

Pues nada, yo no voy a la reunión,

pero a Sagrillas sí que te acompaño. ¡Hala!

Pues nada, me acompañas a Sagrillas, Merche,

y luego me llevas a la reunión de la mano como si fuera un mongolo.

¡Hala!

Luis se ha ido.

Joder, Froilán tenía razón.

Joder, si anoche yo cuando llegué estaba dormido.Ni se enteró.

Espero que no haya hecho ninguna tontería.

Me voy a cambiar y me voy a buscarle.

¿Y dónde lo vas a buscar, Carlos? No sé, pero no me puedo quedar aquí.

Bueno, pues espérate que te acompaño.

(Timbre)

-Buenos días. Ya era hora,¿no?

Pues nada, me he despertado pronto y me he ido a pillar. (RÍE)

A pillar churros, digo. De verdad, qué poco sentido del humor tenéis.

Sentido del humor. La madre que te parió.

Venga,joder, que os estaba vacilando. Relájate, Carlos, tío.

Te veo muy estresado. Mírame a mí, jodido, pero contento.

Que la vida son dos días y no merece la pena.

Y, además, unos churros como los de aquí no los encuentro en Vigo.

Perdóname, tío. Me hace ilusión verte así de feliz.

Tengo mil cosas en la cabeza.

Ya, porque esta noche es la presentación de La Luna, ¿no?

(RESOPLA) ¡Qué pereza!

¿Va a ir Nuka?

-¿Nuka? ¿La rubia del otro día? ¿Por qué pones esa cara, Carlos?

Vamos, a esa me la arrimaba yo más de una vez.

¿Qué te la arrimabas tú? ¿Pero qué dices? Voy a hacer café.

Ponme uno, porfa. Claro que sí.

-B5.

-Agua. -Joder.

-B6.

(RÍE) -Tocado.

(Teléfono)

-¡Voy yo!

¿Quién es?

Oriol,hijo, pero¿qué haces en casa y no estás en el colegio?

Es que estoy malo, pero solo un poco.

¿Ah, qué estás malo? Vaya por Dios. ¿Está tu madre?

No. ¿No? ¿Y con quién estás?

Con Luchi. ¿Con Luchi? ¿Y quién es Luchi?

Una vecina.

Ah. Es mi abuela.

-Dile que hola. -Que hola.

Pues dile hola a Luchi. Oye,¿y tu madre dónde está?

Está en la radio, pero dice que vuelve pronto.

En la radio. Bueno, pues nada, hale cariño, cuídate.

Luego te llamo a ver cómo te encuentras.

Adiós. Adiós.

Pues nada, que Oriol está malo, está con una vecina.

¡Vaya! ¿Y para qué le dejan con una vecina? Que se quede contigo.

Pues eso digo yo, pero no me ha llamado.

Lo malo es que Inés no puede quedarse con mi madre.

Ya. Se tiene que quedar sola.

Se tiene que quedar sola, pues... ¿Cómo que no me puedo quedar sola?

Claro que me puedo quedar sola, ¡qué me va a pasar! No pasa nada.

Hasta ahí podían llegar las cosas. A ver, Merche, déjame sitio.

Herminia, pero¿no es mejor que se quede Merche con usted?

Así se queda más tranquila, mujer, ¿eh?

Me tratáis como un trapo viejo.

Tú te tienes que ir con tu marido, que es lo que tienes que hacer.

Ir a Sagrillas. Sí, eso.

Yo me quedo aquí tranquilita ysi me pasa algo,

pues llamo a Paquita que para eso está. Además,hija,

si yo lo único que puedo hacer es comer y dormir, comer y dormir.

Ya no tengo ilusión por nada. No hay nada que me dé alegría.

Joder. Anda, no te pongas así,¿eh?

Yo me voyporque me tengo que ir, que si no, no me iría.

Muy bien. ¡Vamos, Merche!

Adiós,madre. Adiós.

Adiós.

(SUSPIRA)

(Teléfono)

¿Dígame? Herminia, soy yo.

¿Quién es yo?

Pues yo, Jerónimo. El rey de la magia.

¡Jerónimo!

El mismo. He venido a Madrid, a un congreso de magos.

A un congreso de magos. Y me gustaría verla.

Podríamos quedar para ir a merendar o a bailar.

Vaya, si le apetece.

Ya me gustaría, pero es que estoy un poco pachucha de la cadera,

y no puedo salir.

No me dirá usted que ha estado otra vez esquiando.

Qué cosas tiene. (RÍE) Usted siempre tan ocurrente.

Esquiando dice, no, no, es que me he caído.

Pero, bueno, esta tarde me voy a quedar toda la tarde sola en casa.

Podría usted venir a hacerme una visita.

¡Por supuesto! Será un placer.

Hasta pronto, Herminia.

Hasta pronto. Hasta pronto.

Hasta pronto.

Que sí, que no se preocupe por nada, tía, marche usted tranquila,

que en cuanto suba Pepe, me voy a ver cómo está Herminia.

Gracias. Si sólo hace falta que le subas la comida.

Ella se maneja perfectamente con el bastón.

Se le ha agriado un poquito el carácter.

No digas eso.

-Merche, que si quieres me ocupo yo.

Hay muy poca gente en la peluquería y está Pili.

Pues te lo agradezco. ¡Tía!

-Pero si no es nada. Además, como ya somos familia.

-Eso es lo que tú te crees, guapa. Una cosa te voy a decir,

que tú te hayas liado con mi ex, pase,

pero que tú intentes meterte en mi familia, eso ya sí que no.

Vámonos, que esto termina como el Rosario de la Aurora.

Tío, dígale algo. Nada, que nos vamos.

Eso, que yo te lo agradezco mucho Paquita. Bueno, y a ti también.

Madre mía estas dos. ¡Ay dios!

Si es que es normal. -Hola, parejita.

Qué hay,Clara. ¿Dónde vais?

A Sagrillas, nos ha surgido un problemilla.

Si sólo fuera un problemilla. Anda,Merche, venga, vámonos.

¿Por qué no subes luego a ver a mi madre que la hemos dejado sola?

Sí, claro, luego subo un ratito y así nos hacemos compañía.

Gracias, ratita presumida. Adiós, tortolitos.

Al final va a ir todo el mundo en procesión a cuidar a tu madre.

Pues mejor. Mira quién está ahí. Hombre, el Heredero y Luis.

Hola. ¡Qué hay hijos! ¿Cómo estáis?

Hola. ¿Qué tal,Carlos?

¡Luis! ¿Cómo estás? -Mejor, Antonio.

Muy bien. Muchas gracias por lo del otro día.

De nada,hijo, de nada. ¿A dónde os vais?

A Sagrillas. ¿Y vosotros? A la parroquia, a ver a sus padres.

Ah, mira qué bien. Pues le das recuerdos a tu madre.

Hace mucho tiempo que no la veo. Claro, Mercedes, de tu parte.

Hala, vamos. Claro.

Adiós, hijo. Luego subes a ver a la abuela, ¿eh?

Hala, adiós, Luis. Adiós,Mercedes.

Me alegro mucho de verte. Anda, cuídate, hijo.

Déjame la llave, Merche. Merche, la llave.

¿La llave para qué si voy a conducir yo?

Ah.

¿Has visto como me miraba ese tío?

Seguro que lo manda el Loco, que viene a por mí, Carlos.

Qué dices, ese tío es el de la ferretería.

Que no.

-Oye, yo no me lo invento, que estaba ahí, yo lo vi, hombre.

-A mí me parece un poco demasiado. -Oye, por favor, Pili, por Dios.

-Mirad lo que he leído en el periódico.

El 60% de las españolas ya usan anticonceptivos.

Y no me extraña, porque claro, tal como está el patio

cualquiera trae familia.

-Pues yo la verdad es que sí que tengo el instinto maternal,

lo que pasa que sin novio ni nada, pues no lo puedo demostrar.

-¿Y por qué no lo tienes de soltera, como Pilar Miró?

-Ay no, yo no soy tan valiente. Sin novio, ni un marido

ni un chico que me ayude, no. -Pues, hija, como te descuides,

se te pasa el arroz, eso si no se te ha pasado ya.

(RÍE)

(GRITA)

-Pero ¿para qué queremos un novio? A ver, tú sales a la calle,

te buscas un hombre que te insemine bien,

y luego si te he visto, pues este hijo no es tuyo.

¿O no lo hacen ellos cuando quieren?

Mira el Cordobés. -Ay, qué cosas tienes, Nieves.

¿Y qué iba a ser de ese pobre niño, huérfano de padre?

-Pues yo te lo digo: o yonki o de la acera de enfrente.

-¡Qué bruta eres, Josefina!

-Yo lo tengo clarísimo, hijos no, porque no traen más que problemas.

Te lo digo yo que fui hija y menuda era.

-Ya, ya, tu hijos no, hijos no, pero ya verás cuando te toque encargarte

de las tres niñas de Miguel. Tres hijas por el precio de una.

Eso sí, vas a ser una madrastrona estupenda. Eso seguro, Nieves.

No te preocupes que lo vas a hacer muy bien.

-Chsss, mira, mira, mira. -Pero si son los padres de Luis, ¿no?

-La de tiempo que hacía que yo no los veía.

-Hombre, claro, como ahora viven como príncipes.

Si es que creo que con la venta de droga que hace su hijo

hasta se han comprado un chalet en Benidorm.

(MURMURAN) -Mira, mira, estos son, estos son...

Buenos días.

¿Todavía estás enfurruñado conmigo porque no te he dejado venir solo?

No, no estaba pensando en eso. Estaba pensando en Luis.

Pobre.

¿Has visto como tenía la cara?

Hasta hace nada estaba jugando a las canicas con Carlos en la calle.

Sí que es verdad. Y era el más bueno de la pandilla.

El más estudioso por lo menos. Algo habremos hecho mal.

Nosotros no hemos hecho nada mal. Los padres me refiero, Merche,

algo habremos hecho mal, porque si no, no me lo explico.

¿Qué culpa tuvimos nosotros con Inés? Tenemos cuatro hijos,

que son como la noche y el día y a todos les hemos dado lo mismo.

Eso es verdad.

Desde luego. Pero Luis está peor de lo que estaba Inés.

Claro,

está más obnubilado.

-Aquí lo tenéis. -Me cago en la madre que te parió.

¡Eh, eh, eh! -Pero, Joaquín, que es tu hijo.

-¿Mi hijo? ¡Un desgraciado, es lo que es!

¡Ya está bien!

Toda la vida partiéndome la espalda para sacarle adelante

y nos lo paga con esto. -Pero, hijo, ¿cómo nos haces esto?

Menuda vergüenza nos has hecho pasar. ¡Con qué cara volvemos a este barrio!

-Te juro que ya lo he dejado. Les está diciendo la verdad.

¡Tú te callas! Que nadie te ha dado vela en este entierro.

Qué, ¿ha sido éste el que te ha enseñado?

-Por favor, estamos todos muy nerviosos.

Yo no he tenido nada que ver.

Sí, claro, por eso estuviste en la cárcel y tu hermana fue drogadicta

¿O te crees que las cosas no se saben?

¿Usted quién se cree que es para hablar de mi familia ni de mí?

-Vale ya, mamá, joder. -¿Así le hablas a tu madre?

¿Así le hablas después de lo que nos has hecho pasar?

¡Una buena mano de hostias te tenía que haber dado a tiempo!

-Por Dios, Joaquín. -¡Tú a callar!

Que la culpa de todo esto es tuya, por haberle consentido todo.

-Vuestro hijo os necesita ahora más que nunca. Sed comprensivos.

Estoy convencido de que con la ayuda de Dios se pondrá...

-No quiero que vuelvas a entrar en mi casa.

Voy a poner un candado y como me digan que has vuelto entrar,

llamo a la policía.

Ya no eres mi hijo ni eres nada.

-Luisito, hijo mío. -Juana, tira para casa.

(LLORA)

Luis, tranquilo,¿vale?

(LLORA)

Chsss. Tranquilo,que ya se han ido.

Ya se han ido.

-Es que no te hablo de gente de barrios marginales.

Te estoy hablando de chicos de barrios normales, como el mío.

-¿A mí me lo vas a decir?

¿Tú sabes que tengo una sobrina de 20 años enganchada?

Y su padre es arquitecto, ¿eh? Tiene a mi hermana desesperada.

-Si es que todo el mundo conoce a gente con líos de drogas.

-Si a mí el tema me parece muy bien.

Lo que pasa es que lo de las drogas es un asunto que está ya muy manido.

Deberíamos encontrar otro punto de vista.

¿Por qué no hablas con tu amigo el del ayuntamiento?

Que te consiga una entrevista con Tierno Galván, a ver qué dice.

-Si precisamente lo que quiero es un enfoque totalmente que distinto.

Me gustaría hacer un reportaje centrado en sus testimonios,

en su día a día, en su vida.

Es que tú no conoces al chaval del que te estoy hablando.

Pero yo le conozco desde que era así, era listísimo.

Si le llegas a ver ayer en la comisaría la pena que daba...

Estaba hecho una mierda. Es una pena, Moreto.

-Vale, vale, adelante. Si tú lo ves claro...

Venga, a trabajar. -Gracias.

-¿Qué horas son estas de llegar, Juana? Y la comida sin hacer.

Pero ¿no ves de dónde vengo? ¡De Galerías Preciados!

-Siempre pensando en gastar. -¡Qué va!

Mira qué camisas te he traído, y a un precio único,

porque en Galerías Preciados piensan en nuestra economía.

Mira, mira qué precios. -Pues ¿sabes lo que te digo?

Que te olvides de la comida, que me voy corriendo.

-¿Adónde? -¿Adónde va a ser? ¡A Galerías!

-¡Muy bien los dos, perfecto! ¡Pero vamos hacer otra!

Inés, un poquito más popular, por favor, sabes lo que te digo, ¿no?

Que estás un poquito demasiado fina.

-Oye, ¿y lo de Elena entonces? -Pues vive como una reina.

Claro, como el tío tiene pasta, pues a gastos pagados.

No tiene ni que pagar el piso. Pero ya se lo he dicho a mi Elena,

que a ver si luego se lo cobra en carne. Vamos a por otra, ¿sí?

(Timbre)

Herminia, perdone el retraso. Es que Pepe como siempre,

me ha llegado tarde, pero no se preocupe,

que le he traído unos filetes de pollo, me han quedado de buenos...

Bueno,anda, déjalos ahí, yo me los calentaré.

¿Usted? No, hombre, ya me ocupo yo, si no me cuesta nada.

Que no, mujer, que no hace falta. Que sí, hombre, que sí.

Además, le digo una cosa. Me he traído las cartas.

Nos vamos a echar usted y yo una brisca. Ahora,

le advierto que soy muy buena. Ya, no tenías que molestarte, mujer.

No es molestia, además que no se va a quedar aquí toda la tarde sola.

Qué elegante se ha puesto Herminia, ¿no?

Hombre, para estar en casa, ¿no prefiere algo más cómodo?

Que se va a manchar. No, no me voy a manchar.

Los trajes que tengo, los tengo que lucir, que si no,

se me van a pasar de moda.

Bueno. Mira los filetes. Le voy a calentar un filetito.

Bueno, si no le importa, me caliento uno a mí también.

Hola.

Hola, cariño, ¿qué haces tú ahí levantado? ¿Estás mejor?

Pero, bueno, si estás ardiendo. ¿Te duele la cabeza?

¿Dónde está?

-Me has dejado solo.

-No, cariño, ¿y Luchi?

-Se ha ido. Pero ha dicho que ahora vuelve.

-¿Cuándo? -No sé. Hace mucho.

-No me lo puedo creer, ¿se va y te deja solo?

Abre la boquita, cariño.

Hale,Antonio, ve yendo que voy a por unos huevos.

Tendrías que haber visto cómo se ha puesto su padre.

Si yo no digo eso, digo que tendrá que saber qué va a hacer con su vida.

Nosotros no podemos estar siempre detrás de él.

Por supuesto que no, pero es que ahora mismo...

¿Qué tal me queda? -Hola.

Bueno, yo voy a por esas lentejas a ver cómo van.

Te quedan muy bien, ¿eh? -Un poco pijo, pero me vale.

¿Pijo? ¡Te voy a dar yo a ti pijo! Oye, vamos a tomar una cerveza.

Te lo puedes quedar, yo ya no lo uso.

¿Tú te crees que esos son unos padres? Me echan a la calle sin nada.

Tienes que entenderles a ellos. No lo deben de estar pasando bien.

Mira, Luis, los padres son así, se calientan, pero luego se ablandan.

-Lo que me da pena es por mi madre, lo va a pasar más mal la mujer.

Oye,Luis, ¿por qué no te vienes esta noche a la fiesta?

¡Ay, sí! Así desconectas un rato.

-A mí es que no me van mucho esos rollos.

¿Pero qué rollos? Te vienes, te tomas una copa.

¿Cómo se llama la revista? La Luna de Madrid.

Ven, que te la enseño.

Vaya foto, os han comido media cara. No, que la revista es vanguardista.

Mira, ésta es la fotonovela que hecho entre Nuka y yo.

(LEE) "Más vale reinar en el Retiro". ¿Y esto de quéva?

Es una adaptación del poema de John Milton, "El Paraíso Perdido".

Pues ya se podían no haber comido la puta manzana,

por su culpa estamos todos jodidos. No te pongas tenso.

Es verdad, ahora podríamos estar viviendo todos de puta madre

en el paraíso y nada. Todo por una manzana. Ay que joderse.

-¡Oriol! Mira lo que te he traído.

¡Ey! ¡Ya has vuelto!

¿Cómo estás?

-¿Por qué me dices que te quedas con el niño y luego te largas?

-Lo siento, es que he bajado un momento.

-¿Un momento? ¡Llevas tres horas fuera!

-No, tres horas no, me he encontrado con la basca y me he liado.

-¿Tú eres tonta o qué? ¿Cómo se te ocurre dejar al niño solo?

-Mira, a mi no me hablas así, que yo no te tengo que dar explicaciones.

-Si no te querías quedar con él, me lo tendrías que haber dicho,

pero no te vas y lo dejas solo y con fiebre.

-Pero si solo es un catarro de nada. Anda que no he ido veces al colegio

con un catarro y no ha pasado nada. Lo que le pasa al crío

es que lo tienes muy mimado. -¿Tú no, verdad? Tú no estás mimada.

Qué poquita vergüenza tienes. -Tía, ¿pero de qué vas?

¡Déjame en paz! Que yo a ti no te he hecho nada.

-¿Qué no me has hecho nada? -No.

Desde que me viste no has dejado de joderme la vida.

-Te la has jodido tú sola, a mí no me culpes de tus desgracias.

-De verdad. No me extraña que tengas harto a tu padre.

Te crees el ombligo del mundo y no eres más que una niñata acomplejada

que no sabe cómo llamar la atención.

-Habló la actriz fracasada, que se lía con un hombre mayor

porque no tiene un duro. Ése es tu problema, Inés,

que pretendes que mi padre te solucione tu vida.

-Eso te lo tenía que haber dado tu padre mucho antes.

-¡Te vas a cagar, hija de puta! ¡Te vas a cagar!

Bueno, pues nada, me voy a la bodega.

¿Quieres que te haga un café? No, no, Merche.

Ya me he tomado el chorizo y el huevo y con eso es suficiente.

Mejor, cuanto antes termines, antes nos vamos.

Eso mismo digo yo. Pues eso.

Hala. Hala, marcha.

Que te marches ya. ¿Qué me miras así?

Que no te miro de ninguna manera, Antonio, por Dios.

Me estás mirando con mala cara, ¿qué quieres que haga?

Dale muchos recuerdos. De tu parte.

(TV) "Volver a nacer y ser torero,

que es lo que a mí me hubiera gustado..."

(Teléfono)

(TV)

¿Diga?

Pensaba que no había nadie, como tardabas tanto en cogerlo.

No, está Paquita, es que estaba dormida,

por eso no ha venido al teléfono. Ah, está Paquita contigo.

Pues mira, me alegro, así tienes compañía.

Sí, me hace compañía, pero no hace falta, yo estoy muy bien sola.

Hala, luego nos vemos. No tardaremos mucho.

Bueno, hasta luego. Adiós.

Tu tía, Mercedes, que si me estás cuidando bien.

Ay,Herminia, que se me ha hecho tardísimo, ¿qué hora es?

Pepe la va a estar liando en el Bistró.

(Timbre)

Ya voy yo.

Uf, se me ha hecho tardísimo. Hola, Paquita. Hola Herminia.

Ya estoy aquí. Mira lo que te traigo, pastelitos.

Sabes que soy golosa,¿eh?

Paquita, ya te puedes ir, que ya me quedo yo.

-¿Yo? Si yo tengo toda la tarde para Herminia.

Vamos, que íbamos a jugar ahora mismo. ¿A qué sí Herminia?

-Pues estupendo. Podemos jugar las tres. Muy bien.

Ah, ¿y la baraja?

(TV) ¿...cuánto tiempo siendo Los Amaya?

Jo, Carlos, se me cierran los ojos.

Enciérrate en mi cuarto si quieres.

El caso es que tengo sueño, pero luego no puedo dormir.

Me vienen cosas a la cabeza y soy incapaz.

Oye, ¿no tendrás unas pastillas de ésas, de las de tu hermana?

Tú mismo.

De éstas, de éstas, de las trankis, que me dan un sueño que te cagas.

(Timbre)

¡Qué sorpresa! Pensé que estarías trabajando.

Bueno, es que estaba por el barrio y quería saber qué tal.

Luis, hola, qué tal, ¿cómo estás?

-Bien, tío. Aquí andamos.

-Oye, que quería hablar contigo de lo que pasó ayer.

¿Sabes que lo que te hicieron en comisaría es ilegal,

que lo puedes denunciar? -No, paso de historias.

Piénsatelo, él te puede ayudar. Si es que paso de líos,

lo que quiero es olvidarme de esto cuanto antes; pero gracias.

-También quería hablar contigo, porque estoy preparando un reportaje

en la agencia, sobre los chicos del barrio que se drogan,

chicos como tú, para que la gente sepa vuestra historia

y se ponga en vuestro lugar. -¿Yo? ¿Y qué te voy a contar?

-Pues me puedes contar tu historia. Cómo llegaste aquí, cómo estás.

-Eh, tío, que haces. A mí no me grabes.

-Luis, normalmente grabo las entrevistas que hago.

Pero que yo no quiero hablar. ¿Quién te manda?

-Lo único que quiero es que la gente se ponga en vuestro lugar.

-Pero que yo no quiero hablar. Que te lo estoy diciendo.

Él sólo quiere ayudarte.

¿Quieres que te cuente la verdad?

Que la única vez que he sido feliz en los últimos meses

ha sido cuando me he puesto hasta el culo de caballo. Es lo que pienso.

Ahora, a mí me da que eso no queda muy bien en los papeles.

Déjalo, tío. Otro día hablamos, de verdad, hoy no.

Me voy a echar en tu cuarto, Carlos, que estoy reventado.

Toni, gracias por lo de ayer. -Nada, hombre.

Es una pena, porque no se deja ayudar, macho.

A mí me vas a contar.

Mira, esta noche es la inauguración de La Luna,

la revista en la que colaboré con Nuka, si te apetece venir.

Estará llena de niñatos llamando la atención, ¿no?

Pues sí, es verdad. Estará lleno de niñatos,

niñatos como,por ejemplo, Almodóvar,

que ha escrito en el mismo número en el que he colaborado yo.

Patty Diphusa, Bernardo Bonezzi de los zombies, Alaska,

Mira, si pones un par de páginas, Kiko Veneno,

se ha entrevistado a sí mismo.

Vaya con quien te codeas ahora,¿eh?

Bueno, si te soy sincero, tengo mucha curiosidad por conocer todo esto.

Me tomo una copa y me voy. Puedes tomarte hasta dos.

No mordemos, ¿eh? Una y me voy a casa.

Trae para acá, para que tú veas lo que ha hecho tu hermano.

Dime lo que te parece de verdad, ¿eh?

(LEE) “Más vale reinar en El Retiro”.

Sí, el texto es mío, las fotos son de Nuka.

Están como coloreadas,¿no?, encima. Eso lo hace muy bien ella.

¿Pero éste es Marcelo? (LEE) "¿Qué te chupe qué?"

Esto no lo ha visto mamá y la abuela,¿no?

Pues no. No te dejan entrar en casa.

(LEE) "Me habéis pillado de marrón." O sea, que estás hecho un artista.

O un niñato, según como se vea.

-Te recuerdo que si no es por mí ya te habrías ido a la mierda:

La bodega y tú. ¿O no te dejó tirado el Bragazas?

Joder, menudos socios que me busco yo, me cago en la leche,

pero quién me mandará a mí. Y mira lo que te digo:

No me arrepiento, porque tú y yo,

aunque hemos tenido nuestros más y nuestros menos,

siempre hemos tenido claro lo que le conviene más a la bodega.

Yo no estoy muy contento con la bodega, no me dá más que disgustos

y muy pocas alegrías.

Pero si la bodega siempre ha ido bien, hasta que vino tu mujer

a meter el cuezo. Ahí empezaron todos los problemas.

Porque tu mujer es como todas, hasta que no nos joden no paran.

Mauro, no seas faltón, ¿eh? Y no nombres a mi mujer,

que no está presente. No empecemos.

Que sí, Antonio, que lo único que quieren es hacernos la puñeta.

Disfrutan viendo como nos hundimos, mira la mía; se ha enterado de esto,

dice que se va de casa, ¿dónde coño va a ir

si no tiene donde caerse muerta?

Porque su familia, mucho aparentar,

que hasta a mí me dieron gato por liebre, pero a la hora de la verdad,

unos muertos de hambre.

Al final, todo el que se arrima a mí lo hace para aprovecharse.

La Luisa la primera.

Mauro, no me cantes el tango de tu vida, anda,

dime qué es lo que quieres, que no puedo perder toda la tarde.

Quiero que me apoyes en esto, pero al 100%, nada de medias tintas.

He hablado con Luisa, le he ofrecido el doble,

y si es necesario la recolocamos.

Ya me encargaré yo luego de que se canse y se largue.

Y si hay juicio, alego que no la toqué y punto final.

Se acabó la historia.

Ya veo que lo tienes muy pensado. Pero tu mujer no pisa más la bodega.

No quiero verla ni en pintura. Tú y yo nos arreglamos solos.

¿Pero qué tonterías estás diciendo? ¿Cómo le voy a pedir a Merche eso?

¿Por qué no? Mira la mía, no se mete en nada. Se le dice y punto.

Pero es que Merche no es tu mujer, no te equivoques.

Y la necesitamos, que sabe más de números que tú y yo.

Lo que pasa es que tú siempre has sido un calzonazos, Antonio,

y lo has sido toda la vida. Ése es el problema.

Oye, Mauro, no me llames calzonazos porque no te lo voy a consentir.

Tú decides: O tú mujer o yo. Pero ya te digo que si no estás conmigo,

tienes todas las de perder.

¿No te das cuenta de que me estás volviendo a amenazar?

Que me tienes ya hasta los cojones. Yo no te amenazo, te digo lo que hay.

-Y arrastrando, que es gerundio.

-As de bastos. ¡Gané! Vamos a echar otra.

-Ya, pero esta vez barajo yo. Tú estás teniendo mucha suerte.

Pues toma.

Me estáis dando dolor de cabeza ya con las cartitas.

¿Te encuentras bien? ¿Te preparo una manzanilla?

-No, lo que hace falta es que se coma unos filetes.

¿Verdad, herminia? Le caliento uno. ¡No quiero nada!

¿Es que no tenéis otra distracción más que jugar a las cartas?

(Timbre)

¡Voy yo! ¡Quietas!

¿Qué tal,Jerónimo? ¿Cómo estamos?

Herminia, ¿cómo está usted? Pues ya ve, con esto.

Yo la veo estupendamente.

Los ojos con que usted me mira. Pase, pase, pase.

¡Ay, Jerónimo! Pero qué alegría.

¿Qué tal está? -Bien.

-Qué bien.

-Yo soy Paquita, familia de Herminia.

-Ni que lo digas, te delatan los ojos.

-¿Y qué le trae por aquí? A parte de visitar a Herminia.

-He venido a un congreso de magos, pero

¡qué cansado es sacar conejos de la chistera!

-Pero ¿es usted mago? -Más que mago,

me gusta que me llamen ilusionista.

Nosotros jugamos con las ilusiones de la gente.

Lo peor es la artrosis, me pillan todo los trucos.

Bueno, ¿y vosotras no tenéis que iros?

Pues yo no tengo nada que hacer, tengo a Pili en la peluquería.

-Pues a mí me han gustado siempre los magos pero muchísimo.

Oiga, ¿no sabrá usted hacer desaparecer personas?

(Puerta)

¡Voy!

Hola, Irene. Hola, Mercedes.

¿Puedo pasar? Sí, claro.

Si quieres sentarte. Está la casa helada.

Gracias.

¿Quieres tomar algo? No, no, si me voy enseguida.

Pues tú dirás.

Pues,

que me he enterado de todo lo que ha pasado, ya sabes que aquí las...

las noticias vuelan. Y el muy sin vergüenza no ha sido capaz

de contármelo él mismo.

Lo siento, esto no es plato de gusto para nadie.

Como comprenderás, después de todo lo que ha pasado,

pues no puedo seguir con Mauro.

Qué va a pensar todo el mundo.

Yo sé que como mujer tú me entiendes, Mercedes,

porque a ti también tu marido te fue infiel.

Esto no es por una infidelidad, esto es otra cosa.

Y te pido,por favor, que no compares a Mauro con Antonio

porque no tienen nada que ver.

Mira, no te puedo negar que Mauro sea un mujeriego,

pero de ahí a que vaya acosando a otras mujeres...

Que aquí nos conocemos todos, que ya sabemos cómo es tu sobrina.

Luisa no miente. ¿Y a ti qué te parece?

¿Que yo me he inventado todo esto? ¿Tú,...

te has parado a pensar por un minuto,

el daño que le ibas a hacer a mi familia?

¿Por qué, eh Mercedes, por qué quieres hundirme la vida?

Yo no pretendo arruinar la vida a nadie, de verdad.

Estás cosas se hablan,Mercedes. Se arreglan en la intimidad.

Y más teniendo en cuenta que mi marido es vuestro socio.

Pero no, no, no, ahora estamos en boca de todo el mundo.

Que buena es la Liceria cuando se trata de la familia.

¿Y cómo se arregla? ¿Con dinero?

Tu marido ha abusado de Luisa y tú, como mujer, no deberías consentirlo.

¿Y qué va a ser de mí, qué va a ser de mí?

(LLORA) Conozco a Mauro desde que tenía 16 años.

No conozco a otro hombre, Mercedes. Dependo en todo de él.

Yo sé que es difícil empezar desde cero,

y no quiero meterme en tu vida, pero tú eres joven

y tu hija está criada. Y hay veces que hay que ser valiente en la vida.

Qué fácil es hablar cuando se está del otro lado.

Pero reconóceme que tú también tenías miedo cuando te separaste de Antonio.

Claro que tenía miedo.

Pero yo volví con él porque le quiero, no por miedo a estar sola.

¿Y mi hija,...

y Julia?

(LLORA) ¿Y Julia qué, qué va a pensar...

cuando se entere de todo esto que ha hecho su padre?

No querrá saber nunca nada más de él.

(LLORA) Has destrozado mi familia, Mercedes.

(LLORA)

Lo que pasa es que siempre me has tenido envidia. ¡Sí, envidia!

No soportas que a mi familia le haya ido siempre mejor que a la tuya.

¿Pero qué envidia te voy a tener yo a ti, para cuatro perra que tienes?

Y el resto que tienes por ahí,

lo tienes porque no has hecho más que machacar a la gente.

Así que por favor, no hablemos más de tu familia, que terminamos mal.

¡Habla! Di todo lo que tengas que decir.

Te crees más que el resto, ¿verdad? Como que has sido director general.

Venga ya, no me hinches más las narices, Antonio,

que toda la vida has sido un simple ordenanza.

Pues claro que he sido un ordenanza, ¿y qué?

Y no olvides que si entraste en política fue por mí, haz memoria.

Pero qué tendrá que ver una cosa con otra, Mauro,

¿no te das cuenta que estás mezclando churras con merinas?

Pues sí que tiene que ver,

porque tú siempre has sido de lo que no eres, y si no es por mí,

esta bodega se habría hundido.

Pero si tú no tienes ni puñetera idea de vino, Mauro.

Lo que haces aquí nada más es mangonear.

¿Y mis contactos? Y dale con los contactos.

¿A qué te refieres, al pobre Sebastián, que la espichó el hombre?

Porque si no es por Mercedes, nos hubiéramos comido los mocos.

Porque según para qué cosas tú mujer vale mucho, claro.

Tiran más dos tetas que dos carretas. Y tu mujer está muy buena.

¿Pero tú qué quieres con mi mujer? ¿Qué quieres, meterla mano también?

¿Pero qué dices? ¡Si quieres meter mano a mi mujer!

¡Cuidado con lo que haces! ¡No, que si quieres...!

No, lo que hago yo no, lo que dices tú.

Que te voy a partir la cara. Eh, eh. tranquilos. ¡Tranquilos!

-¿Qué me vas a partir? Eso no va a quedar así,¿me oyes?

Claro que no va a quedar así, ¡gilipollas! ¡Anda, lárgate!

Cago en la cuna que... todavía dice de mi mujer.

¡Calzonazos!

¿Calzonazos? No llegas ni a la altura del betún, idiota.

Que no me merece la pena, Damián, no merece la pena, coño, joder.

Aquí tenemos unos papeles blancos,

uno, dos,

tres, cuatro y cinco.

La artrosis.

Si los tratamos con mucho mimo, veremos...

que estos papeles blancos,

con un soplo de María...

(SOPLA) -...se convierten...

-¿Dinero?

-Son billetes. -¿Pero cómo ha hecho eso?

Un billete para ti,...

un billete para ti,

un billete para ti. -¿Para mí?

-Y un billete para ti. -Muchas gracias.

Herminia,...

lo siento,...

para ti.

-A ella le ha dado una flor.

Bueno, qué guapo estás. Ya verás cuando te vea Nuka,

se va a lanzar a tus brazos.

Deja de decir tonterías. Tú sí que estás guapa.

¿Y Luis?

Está dormido, me da como cosa despertarle.

Además, con el sueño que tiene acumulado,

me parece a mí que no se despierta hasta mañana.

Oye, yo si quieres me quedo con él, no me importa.

No, hace falta. Josete me ha dicho que no va a tardar en llegar.

Le estoy escribiendo una nota para que se ocupe de él.

Ya verás la fiesta que nos vamos a pegar.

Pues menos mal que me acompañas, porque a mí me da una pereza...

Venga, Carlos, por favor. Mira que eres, ¿eh?

Alegra esa cara.

(Timbre)

Hola, qué sorpresa.

Pasa.

Estoy preparándome algo de cena, acabo de acostar a Oriol,

que ha estado todo el día malísimo con fiebre. ¿Tú tienes hambre?

¿Has cenado? -Sí, sí.

-Has cenado. Bueno, pues si no te importa voy a...

Que se me van a quemar las verduras. ¿Quieres una copita de vino?

-No, no gracias.

-Supongo que Luchi ya te ha contado.

-Sí, sí, algo me ha dicho.

-Bueno, tengo que reconocer que he perdido un poco los papeles,

pero es que tu hija ha hecho todo lo posible por sacarme de quicio.

-Sí, sé que Luchi es bastante insoportable,

pero esto para mí es muy difícil, es mi hija y...

-Oye, mira, yo he hecho todo lo posible por llevarme bien con ella,

pero es que no hay manera. Si es que no me puede ni ver.

-Lo siento.

Lo siento mucho, de verdad.

Mira, yo hace mucho tiempo que no sentía algo así por nadie,

pero si me obligáis a elegir, tengo que elegir a mi hija.

¡No me lo puedo creer! La verdad.

¿Tú sabes que te estás dejando chantajear por una niñata?

¿Y qué pasa con tu vida, José? -Mi vida es ella,

he vivido por y para ella desde que murió su madre.

Sé que Luchi tiene un carácter difícil, pero es mi hija,

y la quiero con toda mi alma. Y no voy a dejarla.

Es lo único que tengo.

-Lo único que tienes. ¿Y qué pasa conmigo?

-Estoy convencido de que encontrarás a un hombre que valga la pena.

Eres una mujer maravillosa.

Ah, y por el alquiler no te peocupes, no hace falta que me lo pagues.

-¿Cómo?

-Es lo menos que puedo hacer después de todo lo que ha pasado.

-Vete a la mierda.

A la mierda.

¿Estás bien, Antonio?

Pues no, no estoy bien, coño, me parece que me he dejado

las pastillas en casa. Eso tiene fácil solución.

Toma, ponte una de éstas bajo la lengua.

Gracias. Coño, no sabía que tú también estabas malo.

Una angina de pecho y un Bypass. La procesión va por dentro,

¿o qué creías, que sólo los de la capital padecíais del corazón?

El campo da muchos disgustos.

A disgustos te puedo echar yo un pulso, ¿eh? y no es el campo.

Son los cabrones como Mauro, esos son los que te joden el corazón.

Pues nada, lo que decía mi abuelo: el mal hierbajo, lo mejor,

arrancarlo de cuajo.

Antonio debe estar a punto de llegar.

Si quieres te llevamos a tu casa.

Vale. Mira, ahí está.

Es Mauro. (ALTERADA) ¡No le dejes entrar,

por favor, Mercedes!

¡No le dejes entrar!

-¡Irene!

-No, por favor, no le dejes entrar. -¡Sé que estas ahí, ábreme!

No quiero nada, no tengo que hablar con él.

(GRITANDO) ¡Ábreme, joder!

¡Irene!

-¡Vete, Mauro, vete, vete, no tengo nada que hablar contigo, vete ya!

-Irene, estamos sacando las cosas de quicio.

Por favor, ¡vamos a hablar con calma!

¡Deja de dar golpes en la puerta! ¿Has oído a tu mujer?

Tú te callas, que eres la culpable de todo. ¡Joder!

Has estado malmetiendo a mi mujer. ¡Abre, joder! Toda la culpa es tuya,

Mercedes, tuya y del hijo puta de tu marido, ¿me oyes?

(Golpes en la puerta)

¡Ábreme!

-¡Se ha vuelto loco, se va a cargar la puerta! ¡Dios mío, Mercedes!

(Golpes)

Dios mío... -¡Irene, te aviso!

¡Como te vayas, te vas a arrepentir! ¿Me oyes?

¡Te vas a arrepentir! ¿Dónde vas a ir?

¿De qué coño vas a vivir, de qué coño?

Porque si es de mi bolsillo, no vas a ver ni un duro, ¿me oyes?

¡Ni un duro!

¡Coge el teléfono!

(Teléfono)

Por Dios,Antonio, coge el teléfono.

¡Ábreme, Irene!

Debe estar de camino.

¡Ábreme, joder!

¡Ya está bien, Mauro, se acabó!

¿No has oído a Irene? No quiere hablar contigo.

O dejas de dar golpes o llamo a la Guardia Civil, ¿me has oído?

Eres una manipuladora, pero a mí no me engañas, ¿lo oyes? A mí no.

Te vas a arrepentir, tú y tu maridito, los dos.

(GRITANDO) ¡Irene!

Te espero en casa,¿me oyes?

(SUSURRA) ¡Hija de puta!

Ya se ha ido.

(LLORA DESCONSOLADA)

Mercedes. Mercedes, perdona.

(LLORA)

-¡Tachán!

-¡Bravo!

-¿No puede hacer usted el truco ése de partir a alguien por la mitad?

-Ese truco lo tengo un poco oxidado, pero si queréis...

-Voluntarias, Nieves, por favor. -Mira,guapa,

a mí nadie me va a partir por la mitad.

-Yo, yo me ofrezco voluntaria. Total, a mí nadie me va a echar de menos.

Bueno, ya está bien, venga, a vuestra casa. Vamos.

-Herminia, pero si todavía no... ¡Venga, venga!

-Pero,Herminia, que lo estamos pasando muy bien.

-Adiós, que me alegro de verlo. -Sois un público muy agradecido.

-Por favor, avíseme cuando vuelva a Madrid.

-Pensaré en usted.

-Si necesita alguna una ayudante, llámeme.

-Oye, Clara, te invito a una copa. ¿Tú no tienes tres niñas?

Pues hala, para tu casa. -No le hagas caso,

si están con su padre. Venga, vamos a tomar algo.

-Herminia, yo también voy a tener que marcharme.

¿Así, tan pronto?

Es que el tren sale dentro de media hora.

Ay, vaya por Dios. Pero sepa que...

que me ha gustado mucho verla. Lo mismo digo.

Y a usted, señorita, recuerda que la magia está en ti.

-¡Qué guay!

Venga,María, a tu cuarto.

Lo dicho, Herminia,

que... ha sido un placer.

Igualmente le digo. Y que me gustaría volver a verla.

Y a mí también.

Pero prométame que la próxima vez iremos por ahí a bailar.

¡Ay a bailar! Si yo estoy hecha un trasto con este bastón.

¿Cómo voy a ir a bailar? Usted está estupenda,

con bastón y sin bastón.

Muchas gracias.

Adiós, Herminia. (RÍE)

Adiós, Herminia. ¡Ay, el maletín! Que se le olvidaba.

Adiós, Herminia.

Adiós.

Hasta otro día.

Gracias por todo. Adiós.

(Música Rock)

¡Qué buen ambiente! A mí me suenan algunas caras,

pero no conozco a nadie.

Eso es normal, luego te das cuenta de que a estas cosas

siempre viene la misma gente.

Mira, ¿ves a ese de ahí? Sí.

Hola,David. Hola, Carlos. No te había visto.

¿Que tal estás? Bien.

Ella es Karina, David Sandoval.

Encantado, Karina. -Igualmente.

-Enhorabuena por la fotonovela, me ha gustado mucho,

y está muy bien ilustrada. La verdad es que Nuka tiene mucho talento.

Os felicito.

¿Revisaste la novela?

Carlos, estoy aquí con unos amigos, no es el momento.

Vale, vale. Ya lo comentamos con más calma,¿sí?

Encantado,Karina. -Igual.

(ENFADADO) Lo comentamos; si me coge las llamadas,

porque es que vamos, es que a veces pasa de mí y a veces soy la hostia.

Ya,Carlos, ya está. Ya sabes, escritores. Mira, tu hermano. ¡Toni!

-Menos mal que os encuentro. Empezaba a sentirme un bicho raro

entre toda esta fauna. Vas muy guapo.

¿Habéis visto cómo bailan? -A ésa parece que le ha dado

un calambre en la pierna.

-Yo ni con un ataque de epilepsia podría bailar así.

Me tomo la copa y me voy a casa. -Toni, si acabamos de llegar.

¿Has visto la del pelo blanco cómo te está mirando?

¿Que dices? Si te está mirando a ti. ¿Me está mirando a mi?

Claro.

Que no, que no me está mirando a mí, ¿tú crees?

Claro que sí.

Uy, uy, uy.

Antonio, gracias a Dios.

Antonio, menos mal que estás aquí. ¿Qué pasa?

Te he llamado a la bodega. Está aquí la Maura.

¿Y ésa que hace aquí? Ha venido a hablar conmigo.

Se ha presentado Mauro, tú no sabes cómo estaba.

Ha empezado a golpear la puerta. Estaba furioso. ¿Habéis discutido?

Pues claro que hemos discutido. No, nos hemos pegado de milagro.

Me cago en la cuna que lo vio. Este imbécil se está volviendo loco,

y me da muy mala espina, que nos va a arruinar.

No digas eso. Vámonos a Madrid. Sí, ¿y qué hacemos con ella?

Dice que se viene con nosotros. Lo que nos faltaba, me cago en...

Dios mío.

(LEE) “Espero volver a verla pronto.

Recuerde que el próximo baile es nuestro”.

(SUSPIRA)

¡Qué hombre este!

(Música Rock)

Eh, eh, que viene, que viene...

Joder, pero qué lanzadas son aquí las chicas, ¿no?

Y eso que aún no ha visto tu irresistible movimiento de cadera.

Calla, que voy.

Hola, ¿qué tal, cómo estás?

Hola, ¿nos conocemos?

Tú a mí no, pero yo a ti sí. Me encantan tus dibujos, son geniales.

Si yo no dibujo. ¿Ah, no?

Bueno, da igual. Lo importante es que haya conexión, ¿no?

-Toni, ¿nos tomamos otra copa? -Yo me tomo una y me voy a casa.

Esta no te la perdono, ¿eh?

-Soy Iris. Oye, ¿sabes, yo también dibujo?

Si quieres nos vamos a mi casa y te enseño mis dibujos.

Ya, Iris, es que yo no dibujo. Ah, es verdad. ¿Y qué haces tú?

Yo escribo. Pero me tengo que ir, de verdad.

Los escritores sois unos sosos. Pero hay conexión.

Lo noto.

-Hola, Carlos.

Hola, te estaba buscando. Hola, yo soy Iris. ¿Tú eres...?

-Nuka. -Encantada.

Iris, ¿te importa dejarnos, por favor?

Claro. Cuídamelo.

No la conozco de nada, te lo juro, estaba aquí sentado

y ha empezado a bailar conmigo. Pensé en llamarte,

pero al final entre unas cosas y otras...

No pasa nada, no tienes por qué darme explicaciones.

No, no, no son explicaciones. Es la verdad, te he estado bus...

Carlos, me ha venido muy bien este tiempo sin vernos,

nos estábamos volviendo grises.

Sí, sí, pero...

Todas la personas tenemos rincones oscuros

donde no queremos que la otra gente entre. Yo tengo los míos

y tú tienes los tuyos.

No, no, yo no tengo rincones secretos para ti.

Mientes. Y si no mientes, peor.

Porque a mí me gusta la gente que tiene secretos.

-Ah, estás aquí, te estaba buscando. Carlos, me alegro de verte.

Enhorabuena por la fotonovela, ha quedado muy bien, ¿eh?

Oye, que está Pedro de “El País”, que quiere hacerte unas preguntas,

por lo de la revista y tal. Pero tiene que ser ya, tiene prisa.

-Vale.

Me alegra mucho haberte visto. Pásalo bien. Nos vemos.

¿Cuándo?

(LLORA)

Me cago en la leche, me estoy poniendo muy nervioso,Milano.

Este desgraciado es capaz de arruinar la bodega.

No te preocupes, que no nos puede hacer ninguna trastada.

Nos puede hacer todas las trastadas que le déla gana.

La firma la tengo yo. ¿El qué?

Desde el primer día, tuve que hacerlo.

Joder,Merche, qué lista eres, por Dios, qué lista eres.

¿Y qué es lo que pasó?

Si yo te contara todo lo que te ha hecho tu socio...

no, mejor no te lo cuento. No, mira, si ha sido pasado,

mejor no me lo cuentes, así no me pongo más nervioso.

Te lo tengo que contar, pero no es el momento.

Ah, ya.

(Música Disco)

¿A que me buscabas?

Ah... hola.

Sé cómo te sientes.

El mundo gira a tu alrededor, mientras tú te has quedado quieto,

inmóvil. Todo el mundo parece muy feliz,

mientras tú te sientes una mierda, porque no puedes ser como ellos.

Pero no te engañes,Carlos, que ellos tampoco pueden ser como tú,

porque sólo tú eres único e irrepetible.

Vaya, no sé qué decir.

Mejor.

Oye, me encantaría que vinieras a mi casa para enseñarte mis dibujos,

pero es que van a estar allí mi hermana y su novio.

Podemos ir a mi casa, te enseño yo los míos.

Ah, pero ¿tú dibujas?

Todo es ponerse,¿no? Sí.

Espera, ahora vengo.

Voy a por mi abrigo.

-Carlos, me ha encantado lo que has hecho, de verdad.

Tenemos que hablar. Bueno, venga, te llamo. No te preocupes.

Perfecto, gracias.

Chicos.

¡Hombre! Me marcho.No os importa,¿no?

No, nosotros nos quedamos un rato más.

-Yo termino la copa y me voy seguro. Adiós.

-Sí, seguro. -Adiós.

Bueno, ¿qué, tú con Carlos, qué? -¿Qué, de qué?

-Que como no te andes con cuidado y te des prisa, te lo van a quitar,

ya has visto cómo está el panorama. -¡Toni! Que Carlos y yo somos amigos.

Lo que pasa es que te has tomado una copa de más.

-¿Ah,sí? -Sí.

Si, ¿pues sabes lo que te digo? -Qué.

-Que él se lo pierde, porque eres la más guapa con diferencia, Karina.

La más guapa. Vamos, que estás un rato bien.

No te lo quería decir, pero sí. -Toni...

Por favor. -Bueno, vale, no digo nada.

Sí que sois caóticos los escritores.

¿Qué pasa?

-¡Carlos!

¡Joe, menos mal que has venido! Cuando he llegado estaba todo así.

Sabía que no tenía que dejarle solo.

La máquina, ¡se ha llevado la máquina!

Hola, yo soy Iris.

-Hola, yo Josete.

Iris, ¿te importa que dejemos lo de los dibujos para otro día?

Claro.

Pero te llamo,¿vale?

Pero si no tienes mi número.

Espera,

te lo apunto.

Espero tu llamada...

Adiós, bombón.

(Música nostálgica)

¡Me cago en la puta...!

"Cuando tiendes la mano a alguien, corres el riesgo de salir escaldado.

Eso era lo que nos había pasado con Luis,

entre luchar para salir adelante o rendirse y recaer en la droga,

se habíaabandonado al camino fácil, que también era el más destructivo,

con él y con todos los que le rodeábamos.

Porque, aunque a veces la vida nos da una segunda oportunidad,

no siempre somos lo suficientemente valientes ni luchadores

como para saber aprovecharla.

Otras veces la vida nos golpea con fuerza

y nos cierra caminos por los que queríamos transitar,

dejándonos unidos en la pena por nuestra mala fortuna.

Pero por muy negras que se puedan poner las cosas,

lo más importante es tener a alguien a tu lado

con quien encarar juntos los problemas,

porque en compañía todo es más llevadero.

Y siempre es más sencillo mantener la esperanza y las ganas de soñar.

Como mi abuela, que esa noche, no paró de bailar hasta el amanecer."





ШОКИРУЮЩИЕ НОВОСТИ



Related news


Fotos de miguel angel trevino morales
Como crear albumes de fotos en facebook
Fotos de medias de mujer
Fotos national geographic 2018
Fotos rocio sanchez azuara ropa interior
Fotos de naturaleza espectaculares
Fotos de banheiros modernos 2018
Back to Top