Bailarinas de tv de noche fotos

Date: 16.10.2018, 16:36 / Views: 72581

Закрыть ... [X]

Las inversiones directas japonesas a pesar de ser menos numerosas, no han sido menos importantes en la economía peruana. Emilio Hideo Matsushita (Wakayama, Japón, 1918 – Lima, 1984), llegó a Lima en 1937, precedido de su padre que había llegado varios años antes. Ambos trabajaron inicialmente en la línea ferretera y en 1950 Hideo Matsushita fundó la conocida Casa Matusita de Lima, dedicada a la venta de materiales de construcción, especialmente de equipos e instalaciones para agua, desagüe y electricidad.

En la década de 1960 ya había incursionado en la industria y construyó varias empresas hasta conformar el Grupo. En varios casos combinó producción y distribución. Produjo y distribuyó, por ejemplo, vajillas de cerámica, termas a gas, equipos de aire acondicionado, tuberías para la construcción, etcétera. Matusita fundó su empresa de productos plásticos, y era una de las principales representantes de la marca “National” en el Perú.

Abajo: Avisos Matusita: 1959, 1967, 1964, 1966.

casa matusita color 1959 arkivperu
matusita S.A 1967 arkivperu
transistor national matusita noviembre 1964 arkivperu
matusita 1966 arkivperu

En esas épocas, Humberto Vílchez Vera tenía 35 años y era una estrella de la televisión. Ganaba dinero y era famoso. Algunos periodistas decían que era un genio. Colegialas histéricas gritaban cuando él las favorecía con una mirada sonriente y sensual. Es lo que él decía al menos. La televisión de entonces, felices sesentas, era en vivo; y cada domingo Humberto desataba verdaderas neurosis colectivas gracias a sus conocimientos de psicología aplicada y de masas. La gente creía firmemente en todo aquello que la estrella, con su peculiar estilo de pronunciar las eses, dijese cada domingo.

Pero Humberto Vílchez Vera no se creyó nunca lo del éxito.

Para mantener el ritmo, el raiting y la vigencia de su encarnación como el subconsciente de miles de televidentes que morían lentamente cada domingo frente a un televisor, recurría a las anfetaminas. Tenía que olvidar, dice, que en el fondo era un hombre de alma niña que le tenía miedo terrible a la gente, a los aplausos, a los reflectores. Dice que tenía los nervios destrozados y que su cerebro era un motor cinético donde giraban a gran velocidad millones de ideas. Una de ellas era lograr la inmortalidad.

Meche Solaeche , Humberto Vilchez Vera y Alicia Maguiña arkivperu
la semana 1971 arkivperu
domingos gigantes 1971 arkivperu
feliz domingo vilchez vera rossie martin 1974 arkivperuArriba: Meche Solaeche, Humberto Vílchez Vera y Alicia Maguiña (60s) / “La Semana” (1971) / “Domingos Gigantes” (1971) / “Feliz Domingo” Humberto Vílchez Vera y Rossie Martin (1974)

El animador ya había realizado algunos intentos en pos de lograr la trascendencia frente a las cámaras. Se había enfrentado a un toro bravo. Se había lanzado en un paracaídas. Rompió la barrera del sonido a bordo de un avión a reacción. Descendió a las profundidades marítimas. Había boxeado con Mauro Mina. Y todo esto no había sido suficiente. Faltaba algo. Tal vez cercano a la muerte. El Más Allá.

En Lima de los sesentas, eso quedaba en la esquina de la Avenida España con Garcilaso de la Vega. Al menos, era lo que decían las leyendas.

casa matusita 1971 arkivperu

Humberto Vilchez Vera, del programa radial “Los Fantasmas se Divierten”, un coloquio con el público oyente a través del teléfono, que tuvo un éxito extraordinario en Radio América y luego Radio Central entre la década de los cincuenta y sesenta. Un domingo en vivo, Vilchez Vera hizo un anuncio que estremeció al público: entraría a La Casa Matusita.

Se desató la histeria colectiva, La orquesta hizo sonar el estúpido jingle que caracterizaba su programa. Vílchez Vera dijo que cuando escuchó su nombre en los créditos, pensó que lo había logrado. Nunca podrían olvidarlo. La inmortalidad.

matusita fantasmas 1968 arkivperu

El origen de la leyenda de la casa Matusita parece deberse a la notable imaginación de un gran periodista que se llamó Raúl Villarán. Había pasado una mala noche, no había cubierto su página, y al pasar por la casa deshabitada se le ocurrió una noticia: FANTASMAS EN MATUSITA.

Sucedieron hechos confusos. Humberto Vílchez Vera desapareció. La gente especulaba. Hasta que la noticia aparecida en un diario creó la leyenda: LOS FANTASMAS LO VOLVIERON LOCO. El animador había pasado una noche en la Casa Matusita, y esa osadía le había hecho perder la cordura. Las leyendas son longevas.

En 1990, Humberto Vílchez Vera publicó una novela llamada “El Cazador de Fantasmas”, donde reveló el misterio.

1350482696734

— Nunca entré a la casa Matusita, decía ahí. Aunque también decía ahí que, imaginariamente sí entró; porque la gente necesita creer en algo y han creído por años esa historia que lo llama loco, cuando en realidad tan sólo sea huachafo, en fin; y que esa noche en la Casa Matusita olía a azufre, que oyó voces en latín, campanas y cadenas y vio tres monjes de gris sentados en sillones de plata, desde donde le revelaron algunas profecías: la tragedia de Huaraz, un golpe de Estado, un hombre cojo, un despertar de odio, muerte, que descenderá de las montañas, alcaldes asesinados, una araña roja asediando la ciudad…

Veinte años después del programa radial, Vílchez Vera se hallaba sin carro, sin casa propia, desilusionado de la televisión porque según él, lo que antes era una mística se había convertido en una máquina tragamonedas. Aún así, se sentía un hombre feliz. Finalmente, soltó una frase:

– Necesitamos creer en algo cuando no creemos en nosotros mismos. Algunos creen en fantasmas.

Datos complementarios: Además de la radio, “Los fantasmas se divierten” tenía una versión televisiva transmitida por el Canal 2 a la 1.30 de la tarde (no en vivo sino en “video tape”). Además Matusita auspiciaba un noticiero llamado “Informe Matusita” (1963), que emitía el Canal 13 a las 8.30 p.m.

casa matusita 1984 arkivperu

casa matusita guardian arkivperu

casa matusita 1968 arkivperu

casa matusita 80s arkivperu

domingos gigantes 2 1971 arkivperu

Fuentes: Caretas, “Cuando Oriente llegó a América: Contribuciones de inmigrantes chinos, japoneses y coreanos”.

 





ШОКИРУЮЩИЕ НОВОСТИ



Related news


Stock fotos lizenzfrei kostenlos
Donde se guardan las fotos de photo booth
Molduras gratis para fotos digitais
Fotos de fachadas coloniales
Fotos de samambaias plantas
Como bajar fotos del celular a la notebook
Fotos de wanda nara y sus hijos
Back to Top